Reunión 40° Aniversario de la "Ley Oñativia". Facultad de Medicina. UBA

Comenta: Inés Méndez. Estudiante de Medicina, UBA.


        Hace escasas dos semanas tuvo lugar en la Facultad de Medicina, UBA una reunión conmemorativa al 40ª aniversario de la ley Oñativia (1): poca gente, quizás poca gente enterada del contenido de la ley Oñativia, quizás poca gente enterada de la existencia de la ley Oñativia. De aquellos conocedores de la ley, asistieron los que la defienden; los que insisten en que debe ser cumplida simplemente por su carácter de ley, sino por la coherencia de sus artículos. Supo haber, por qué negarlo, detractores. Pero sólo asistieron; no permanecieron (2).

        Conoce Ud. esta ley? No? Y la ley de medicamentos, la que otrora hiciera caer al gobierno de Illia "por incompetencia en sus funciones"?. Sí, señor lector, es la misma.

        A modo de sencillo prólogo podría recordar Ud que el Dr. Oñativia fue Ministro de Salud durante el gobierno del Dr. Illia, y la ley por él impulsada promueve la toma de conciencia del medicamento como bien no intercambiable; el precio -regulado por el Estado- debería garantizar su acceso a la población, aún contra las presiones de las multinacionales; se prohíbe por tanto su publicidad; establece pautas muy claras para su distribución y comercialización así como las penas correspondientes a su incumplimiento.
        Los intereses heridos de aquellas empresas multinacionales fueron de rol protagónico en el proceso de derrocamiento del gobierno de Illia, y con ello la burla liberal de la ley Oñativia.

        Teniendo en cuenta el contenido de la esta ley y homenajeándola, los expositores -profesionales médicos y farmacéuticos, docentes universitarios y funcionarios políticos algunos de ellos-(7) se extendieron en sus aspectos fundamentales: Aquellos sobre los que, esto que llamamos Estado hace la vista gorda; patentes farmacéuticas, publicidad de medicamentos y desarrollo del precio de éstos.

        Al concebir al medicamento como bien de mercado, es imposible no pensar en el derecho a la propiedad intelectual-patente farmacéutica, aquella que protege al descubridor-inventor-creador de algo; pero ese algo en este caso es en realidad aquel bien social que defendía el Dr. Oñativia, y al definirlo como social, esta propiedad intelectual indefectiblemente se opone al derecho a la salud: si la emergencia supera a la demanda de medicamentos, esa patente farmacéutica ya no tiene razón de ser. Existen acuerdos internacionales que avalan esta postura, pero si la mano del gobierno no los gatilla por sumisión o cooperación con las naciones opresoras...

        Si extrapolamos el párrafo anterior a la realidad de la publicidad aberrantemente explícita de los medicamentos, encontramos una vez más que pisoteando los postulados de la ley en cuestión, los intereses inescrupulosos de gigantescos laboratorios ubican su producto como bien de mercado, como la promoción de un CD por una discográfica. No se acostumbró Ud. ya a ver interrumpida una escena televisiva por el acoso de un antiácido o un antiinflamatorio que milagrosamente cura todos los dolores y no tiene un solo efecto indeseado? Esto es lo peligroso: Ud. ya se acostumbró. Contrarrestar este efecto ha sido el objetivo de algunos de estos profesionales; mostrar el efecto más indeseado de cualquier medicamento, su publicidad con las previsibles consecuencias de automedicación (cobertura legal: "Ante cualquier duda consulte a su médico").

        El precio también ha sido tema de debate: Para quien acepta de buen grado el precio de un medicamento, descubrir que éste es absolutamente arbitrario es apenas indignante, y para aquel que no lo acepta porque no puede pagarlo, tomar conciencia de esto siembra una actitud rebelde, quizás hasta violenta. Se lo puede juzgar? (Actualmente la gran mayoría de la población argentina; actualmente los chicos argentinos -cuanto más alejados de la Capital vivan- siguen infectándose/infestándose y muriendo, por no tener acceso a condiciones sanitarias dignas. Por inanición. No pueden comer; podrán pagar un antibiótico? Y si en la caja del Remediar se olvidaron de incluirlo?)
"El que elige no paga, y el que paga no elige" (3)


Concluyendo:

        En esta reunión se defendió con vehemencia la posición del medicamento como bien social, por tanto la regulación de su precio por un Estado lúcido (hasta que no tengamos este Estado, y no el modelo neoliberal de empresas privadas que nos gobiernan...), y desprendiéndose en forma lógica, implementar la prohibición de su publicidad por inescrupulosos laboratorios que para imponer su producto en el mercado pueden llegar a falsear los resultados de sus investigaciones (4).
        Se podría tomar como alegato virtual a esta condena a la libertad de circulación y fijación de precios de medicamentos, la información que la FDA (5) divulgó y se aceptó gracias a la globalización: "Interacciones de medicamentos y las medicinas sin receta médica: Lo que Ud.debe saber"(6).
        De todas formas, sobrevolar esta imposición de acatamiento a condiciones tan opresoras como cumplir con los plazos de una patente farmacéutica, aún ante la emergencia sanitaria, toma quien escribe -como impresión personal- ha sido el ideal que convocó a esta reunión.


Buenos Aires, octubre de 2004.




  1. Reunión 40° Aniversario de la "Ley Oñativia". Facultad de Medicina. UBA
  2. Funcionarios representantes del oficialismo abandonaron la sala del Consejo Directivo de dicha Facultad ante la irrefutabilidad de las respuestas brindadas durante el debate.
  3. Sen. Kefauver, USA, 1962, citado por el Dr. Pedro Politi durante su exposición.
  4. El laboratorio Merck Sharp & Dohme fue denunciado por el Dr. Laporte en 2003 en virtud de la manipulación de resultados de un ensayo clínico internacional muy publicitado (ensayo VIGOR: siglas de VIoxx (Rofecoxib) Gastrointestinal Outcomes Research, o investigaciones de resultados gastrointestinales con rofecoxib) bajo el título: "Las supuestas ventajas de celecoxib y rofecoxib: fraude científico". Cita tomada de http://www.cancerteam.com.ar/poli133.html.
  5. FDA: Administración de Drogas y Alimentos de los EEUU. Regula entre otras, la aprobación de medicamentos, y es el referente mundial en cuanto a ello. www.fda.gov
  6. Este informe fue circulado entre países de habla hispana, de allí su inaceptable redacción, y cuyo objetivo fue "asesorar " al potencial consumidor sobre cómo interpretar un prospecto, evitar sus efectos adversos, en fin: Cómo lograr que un lego se familiarice con la práctica médica. Pero, haciendo una interpretación concienzuda del documento, el mensaje encubierto fue: "Automedíquese sin culpas, nosotros haremos los imposible para que lo haga aumentando el porcentaje de medicamentos de venta libre y haciéndole entrar el producto por los ojos. Lo acosaremos con publicidad hasta que no tenga otra elección que consumir lo que le vendemos. Hasta le decimos como tiene que leer el prospecto para que nosotros no tengamos problemas. Estamos, en definitivas cuentas, defendiéndonos de cualquier eventualidad adversa si Ud. Intenta defenserse de nosotros".
  7. Contaron entre los participantes activos de esta reunión : Dra. Susana Etchegoyen, médica internista y actual legisladora de la Ciudad Autónoma de Bs.As., Dr. Pedro Politi, médico oncólogo, asesor en Salud, Dra. Graciela Scorzo, médica neumonóloga, asesora en Salud.