Sub-utilización de recursos en Medicina

Comenta: Dr. Pedro M. Politi, Oncólogo clínico
E-mail: cancerteam@fibertel.com.ar


        Un artículo de reflexión recientemente publicado en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine (1) es el motivo de este comentario. El texto fue presentado en la reunión anual de la Sociedad Médica de Massachusetts, en Boston, el 12 de mayo de 2001, con el título " Barreras ocultas al mejoramiento en la calidad de la atención médica". La autora, Dra. Barbara J. McNeil, se desempeña en el Departamento de Política de Cuidado de la Salud de la Facultad de Medicina de Harvard.

        Las expresiones de la Dra. McNeil revelan una grave situación: "La sub-utilización de tecnología médica ha sido un problema por años, y en muchos casos se han documentado formalmente resultados adversos, o éstos han sido intuitivamente obvios. En el área de la prevención primaria, servicios relativamente económicos como la mamografía y el Papanicolaou son frecuentemente subutilizados. Asimismo, la sub-utilización de terapias medicamentosas para el asma, la depresión y la enfermedad cardiovascular crónica está bien documentada. La sub-utilización de fármacos bloqueantes beta-adrenérgicos luego de un infarto agudo de miocardio y el uso inapropiado de bloqueantes cálcicos se ha asociado con incremento de las tasas de internación, muerte, o ambas". Más adelante: " El problema de la sub-utilización no está restringido a los Estados Unidos. Otros países con sistemas de salud más amplios (por ej. Canadá) también tienen este problema". Otros países, sin duda... Se trata de una declaración excesivamente modesta.


Invitación: Teniendo en cuenta que esta página Web registra accesos de diversos países del continente americano, y de Europa, sería muy interesante si los lectores/navegantes quisiesen hacer llegar información sobre la situación en sus países de residencia, a cancerteam@fibertel.com.ar . Desde ya, muchas gracias.

        Qué "mano invisible" impulsa esta sub-utilización? Hay varios factores, según indica la Dra. McNeil. Entre ellos, la incertidumbre que rodea a todo acto médico (prácticamente nada es 100% seguro, 100% claro y 100% eficiente), las dificultades en la diseminación de los avances médicos, las diferencias en interpretación de los datos, las necesidades de adaptación a situaciones locales, etc. Sin embargo, surge claramente la fuerza mayor detrás de todo este movimiento : "Actualmente, la mayoría de los acuerdos e incentivos financieros se focaliza en la contención de costos"

        La autora aboga por "la necesidad de monitorear la sub-utilización para no perder oportunidades de sustanciales mejoras en el cuidado de la salud". Esta sugerencia no sería fácil de implementar en la Argentina actual, la de la crisis profunda. Y por qué no?

        Otras perlas en el artículo tienen - en mi opinión - resonancias fuertes en el panorama local descripto en otros sectores de esta página. Se ofrecen a los lectores, con un silencio de reflexión:

        "Las regulaciones locales o nacionales, sea a través de prácticas que restringen la aprobación de nuevos servicios (por ej. Programas que demandan un "certificado-de-necesidad") o a través de fijación de precios, pueden resultar en sub-utilización al impedir el acceso a la atención".

        "La capitación es una forma obvia de contener costos y reducir la utilización. Durante los años 90, la diseminación del "cuidado gerenciado" (managed care) y la competición de precios llevó a dramáticas reducciones en los gastos, en el orden de 10 a 15 %. Los datos de los 80 hasta principios de los 90 demostraron una tendencia hacia una reducción general en el uso de técnicas costosas en las "organizaciones de mantenimiento de la salud" (1) , en comparación con los planes de medicina tradicional (pago por prestación), en el uso de cateterismo cardíaco y procedimientos de revascularización (2) en pacientes con un infarto agudo de miocardio.

        "El "profesionalismo" (3) (es decir, poner las necesidades de los pacientes en primer lugar) es un importante factor que debería alentar a los médicos a resistir las presiones financieras en el sentido de no utilizar tecnología necesaria para la atención de un paciente.

        "El incremento del gasto de bolsillo a su cargo puede influir las decisiones de los pacientes con respecto a procedimientos médicos, tanto necesarios como innecesarios". "Un incremento del co-pago (4) de 0 a 25% llevó a una reducción del 20% en la utilización general, y no hubo diferencias entre la utilización apropiada y la inapropiada. La isntitución por parte del grupo .... de un co-pago de $ 5 para cada consulta ambulatoria (outpatient visit) y de $ 25 para cada visita a la guardia médica (emergency room) llevó a una reducción del 8.3% en las visitas de atención primaria".

        Queda claro: un mundo diferente. Reglas de juego diferentes.


Qué pueden hacer los pacientes?

        A nivel individual, pueden no quedarse con una única opinión médica sobre su salud. Es injusto que a uno/a no le expliquen cuáles son sus opciones. Existe la posibilidad de efectuar consultas "de segunda opinón" con expertos en el tema. Las condiciones para que esa consulta sea útil se presentan en otro sector de esta misma página Web.

        A nivel comunitario, pueden asociarse libremente o vincularse con organizaciones no gubernamentales que brinden información sobre los derechos de los pacientes. En esta misma página se provee un link a un sitio informativo que recopila la legislación aplicable en la Argentina. Conocer sus derechos es el primer paso.

Qué pueden hacer los profesionales de la salud?

        Tantas cosas, que se resumen en una sola: rescatar el profesionalismo basado en el Juramento Médico. Los invitamos a visitar la sección Al gran pueblo argentino....salud? y la portada de esta página.


Buenos Aires, diciembre 5 de 2001.


Referencias bibliográficas

  1. McNeil BJ. Shattuck Lectue - Hidden barriers to improvement in the quality of care. N. Engl. J. Med. 345: 1612-20; 2001.



  1. Nota del comentador: similares a las entidades de medicina prepaga o prepagas que operan en la Argentina.
  2. Nota del comentador: por ejemplo, angioplastia coronaria
  3. Entre paréntesis en el texto original.
  4. Arancel que debe abonar el afiliado para acceder a una prestación. Puede ser un monto fijo o un porcentaje del valor de la prestación, según el caso.