Medicamentos más allá de su fecha de vencimiento
Segunda Parte

Escribe: Dr. Pedro M. Politi. Oncólogo clínico, Equipo Interdisciplinario de Oncología
Profesor Adjunto, II Cátedra de Farmacología. F. Medicina, UBA




        En la primera parte se hizo referencia a que la fecha de vencimiento de un medicamento surge de tests de estabilidad realizados en lotes del mismo, expuestos a diferentes condiciones de almacenamiento. Cuando un medicamento se expende en forma seca para preparar un producto final líquido (ej. granulado para preparar una suspensión en agua), el fabricante debe informar la fecha de vencimiento para el producto seco y también para la forma (líquida) reconstituida.

        Hay dificultad en hallar documentación sobre el riesgo de consumir medicamentos que hayan superado su fecha de vencimiento, en adición al clásico ejemplo de un grupo de antibióticos (tetraciclinas), cuyo uso luego del vencimiento aumenta el riesgo de daño a los túbulos renales, con un cuadro conocido como síndrome de Fanconi (acidosis, aminoaciduria y eventualmente, insuficiencia renal) (1).

        Teniendo en cuenta la tendencia de muchas personas a formar un impresionante stock de medicamentos en su hogar, es importante saber que algunos productos pueden mantener su estabilidad (y por lo tanto, su potencial tóxico) por muchos años. Tal fue el caso de una intoxicación con teofilina ... luego de 35 años de almacenamiento en el hogar! (2) . La determinación de teofilina en los comprimidos mostró una estabilidad superior al 90% - más de 30 años luego de la fecha de vencimiento declarada. El caso ilustra la importancia de no subestimar la actividad de productos vencidos largo tiempo atrás.

        La estabilidad de los medicamentos depende en buena parte de las condiciones de almacenamiento. Exposición a la luz, así como cambios importantes de temperatura y humedad son factores que conspiran contra una estabilidad óptima. Llamativamente, nada más cercano a las condiciones que reinan en ... una ambulancia. Cuál será el efecto sobre la estabilidad de la medicación de emergencia que allí se transporta? Un estudio reciente evaluó la estabilidad del stock de diazepam (en la forma de jeringas prellenadas con gel rectal) de las ambulancias del sistema de emergencias de una ciudad de los EEUU. Habiendo sometido el fármaco a diferentes condiciones controladas (congelación-descongelación; exposición a luz intensa; temperaturas de 30 y 40 C). En las varias condiciones, la concentración de diazepam siempre excedió el 95% de lo expresado en el rótulo, sin cambios en los excipientes ni en las propiedades físico-químicas. La estabilidad del diazepam a 30 C excedió los 48 meses (3).

        Otra consideración importante surge en el manejo de la anafilaxia: qué sucede si la adrenalina disponible ha superado su fecha de vencimiento? Un grupo de investigadores evaluó la eficacia de "auto-inyectores" de adrenalina en conejos, entre 1 y 90 meses luego de su vencimiento (4) y halló menor actividad y biodisponibilidad de adrenalina con los productos vencidos. La recomendación de los autores es que si el único medicamento (o inyector) disponible se halla vencido, que sea utilizado siempre y cuando no presente cambio de color o precipitado, ya que en casos de anafilaxia, el beneficio potencial de utilizarlo es mayor que el riesgo potencial de entregar una dosis subóptima de adrenalina - o de no administrarla en absoluto.

        Otro estudio evaluó la estabilidad de adrenalina en los stocks de farmacias hospitalarias de EEUU. Sobre 220 muestras, solamente una de ellas exhibió un bajo contenido de adrenalina (26%) y alto tenor de su isómero d- (10%): se trataba de una ampolla vencida (5).

        La Farmacopea de los EEUU (USP) ha emitido nuevas recomendaciones a los farmacéuticos respecto de la fijación de fechas de vencimiento para los productos que se fraccionen en las farmacias, así como sobre las condiciones de almacenamiento en ellas (6).

        Una de las consecuencias relativamente frecuentes de las malas condiciones de almacenamiento de comprimidos es la modificación de la biodisponibilidad, en general, asociada con dificultad en la disgregación y disolución de los comprimidos. Este fenómeno fue documentado con comprimidos de prednisona (7).

        Respecto de los medicamentos citotóxicos ("quimioterapia"), la información sobre la estabilidad a largo plazo es limitada. Se ha publicado que la ifosfamida mantiene su estabilidad por 3-5 años luego de su fecha de vencimiento declarada (8). Además, las soluciones de ifosfamida a pH 7 son estables por al menos 12 horas a 40 C, y si el pH es de 4 o de 10, las soluciones son estables por lo menos por 6 horas a 37 C.

        Los preparados comerciales para nutrición oral o enteral han sido evaluados en lo referente a la estabilidad de su contenido de caseína y de diversos aminoácidos. Varios de estos productos mantuvieron valores compatibles con el estándar regulatorio aún superada la fecha de vencimiento (9).

        En resumen, las disposiciones y formalidades regulatorias no siempre tienen base en evidencia científica - al menos, es lo que surge del análisis de la información publicada. El limitado material no permite efectuar una recomendación general. Además, hay importantes implicancias legales respecto del uso de un medicamento "vencido". Que la evidencia científica actual resulte insuficiente tanto para afirmar como para rechazar la idea de un riesgo claro para la salud al utilizar medicamentos "vencidos" no parece importar demasiado al "sistema judicial".

        Sirva como advertencia para los médicos: que la actividad (terapéutica y tóxica) de un medicamento no desaparece abruptamente al superarse la fecha de vencimiento, y que esta última no ha sido definida con precisión para numerosos productos.

        Es de gran importancia redefinir los criterios para determinar la fecha de vencimiento de los medicamentos en la Argentina, particularmente en el marco de la grave crisis actual: sería un desperdicio por partida doble si se desecharan medicamentos que aún fuesen eficaces y seguros. Necesitamos urgentemente los análisis que aclaren estos puntos.


Buenos Aires, setiembre de 2002



Referencias

  1. Uetrecht J y Walmsley SL. Antibióticos que afectan la síntesis de proteínas celulares. En: Kalant H y Roschlau WHE (editores). Principios de farmacología médica. Sexta Edición. Oxford University Press, México, 2002; pág. 690.

  2. Regenthal R et al. Hum Exp Toxicol 2002 Jun;21(6):343-6

  3. Alldredge BK et al. Am J Emerg Med 2002 Mar;20(2):88-91

  4. Simons FE et al. J Allergy Clin Immunol 2000 May;105(5):1025-30

  5. Kirchhoefer RD et al .Am J Hosp Pharm 1986 Jul;43(7):1736-41

  6. Okeke CC et al. Am J Health Syst Pharm 2000 Aug 1;57(15):1441-5

  7. Gilard V et al. Drug Metab Dispos 1997 Aug;25(8):927-31

  8. Henningfield MF et al. J Am Diet Assoc 1995 Jan;95(1):46-52

  9. Taborsky-Urdinola CJ et al. Am J Hosp Pharm 1981 Sep;38(9):1322-7